IMPLANTES

 

Los implantes dentales son un tipo de prótesis dental que sustituye la función del diente que has perdido, y teniendo una durabilidad por hasta 30 años.

A diferencia de un puente o una dentadura postiza, el implante dental se comporta como un diente natural: La pieza de titanio se adhiere al hueso, creando una unión irrompible, a menos que el implante sea retirado. La función del hueso se conserva, evitando atrofia o disminución de la raíz. La sensación al masticar es casi igual a la de un diente natural. No son quita y pon, por lo que te adaptarás rápidamente. Otra de las ventajas de los implantes es que es un proceso indoloro, durante y después de la intervención, no es común que percibas molestias. El implante dental hará más fácil tu vida, en cuanto a la timidez al hablar y al sonreír por la ausencia de un diente. Gracias a esa pieza de titanio, el implante no se moverá, por lo que podrás ser tú mismo, con entera confianza.

El implante consta de una pieza de titanio, que sustituye la raíz del diente perdido, y deja al descubierto la corona, que tiene forma de diente. Los implantes se colocan a través de anestesia local, e incluso si el diente está dañado por caries, podrán retirarlo y al mismo tiempo colocar el implante.​